ALERTAS

Noticias de la Autoridad

Loading...

domingo, 20 de abril de 2014

Banca Islámica, una introducción

ooooooo
Sin duda, existe una gran diferencia en hacer intermediación financiera entre Occidente y Oriente. Está de moda en los últimos años la Responsabilidad Social, Apoyar Causas Verdes, la Transparencia, etc. Empieza a haber una apertura de conciencia en el Sector Financiero por ejercer sanas prácticas financieras, códigos de ética, otorgamiento de créditos responsables, Inclusión y Educación Financiera. Dentro del Sector Sofom debemos trabajar en ese sentido, buscando un alto grado de responsabilidad y ser una: "Sofom Ética". LCV 
ooooooo

Noemí Bárbara Negrete / Paradigmas.mx

Este artículo pretende dar una síntesis sobre qué es la banca islámica. El objetivo es que el lector latinoamericano conozca otras maneras de hacer banca, de modo que se reconozcan y contemplen, en las discusiones financieras recientes,  formas alternativas que ya han sido puestas en marcha en el mundo musulmán. El texto busca evaluar las diferencias entre la banca “tradicional” y la islámica y a partir de ahí subrayar la particularidad de esta última;  además  intenta trazar el parecido entre ésta y la llamada banca ética (que busca impregnar al negocio financiero de un sentido de responsabilidad social).
Distintas perspectivas sobre la vida
La diferencia real entre la banca occidental y la islámica radica principalmente en las distintas visiones de la vida que se tienen en las sociedades que las componen. Por un lado, la concepción occidental, que se rige de manera secular y por el otro, la islámica, que se rige estrictamente conforme al Corán, el libro sagrado musulmán.
Zaman Asad[1], señala que las diferencias surgen principalmente a partir de las maneras distintas de comprender su entorno, lo cual influye evidentemente también en  la perspectiva sobre la economía y sobre las finanzas. En el mundo musulmán se sigue una visión –polis-, donde se piensa en un fin común, dictado por normas religiosas mientras que en “occidente” está visión es –societas- es decir, se da prioridad a la secularización, donde la libertad individual y la riqueza, como medio para ejercerla, son lo más importante.
Para los musulmanes la Shari´ah (Ley Islámica) brinda lineamientos bastante claros de cómo vivir: prohíbe el consumo de alcohol, las apuestas, la usura, provocar envidia; al mismo tiempo que fomenta la compasión y cooperación entre todos los miembros de la sociedad. La riqueza es vista como un regalo de Allah, por lo que se promueve compartirla generosamente con los demás. Ergo, se tiene que el sistema económico, para ellos, debe fomentar dichos valores y encargarse de proveer justicia y equidad.
Debido a que el Islam no permite a sus feligreses disociar sus actos de las consecuencias de los mismos y que la riqueza es vista como medio para lograr el desarrollo espiritual humano (no es un fin en sí mismo),  la forma de gastar e invertir se sitúa como una vía de contribución social y como una manera de crecimiento personal.
Es decir, para los musulmanes la vida espiritual no está deslindada de la económica.  La “ciencia económica”, en este sentido, debe estar apegada también a los preceptos religiosos. Esto va en contra de la secularidad occidental que promueve una “objetividad” en la manera de hacer ciencia e investigación.
Siguiendo lo anterior, resulta comprensible que cuestiones como el cobro de una cierta tasa de interés por un préstamo no sea permitido en el Islam, ya que en este contexto se percibe como el abuso de la necesidad del otro[2], los préstamos deben hacerse como un acto de buena voluntad. En el caso de las inversiones, se debe compartir el riesgo de la empresa para tener derecho a los beneficios que de ella resulten.
Desarrollo de la banca islámica.
Los orígenes modernos de la banca islámica se encuentran enmarcados por el contexto sociopolítico mundial de inicios del siglo XX, momento en el cual los países musulmanes en su mayoría carecían de un gobierno propio, en tanto se encontraban colonizados o eran gobernados por regímenes afines a preceptos occidentales. Por ende, inicialmente, los musulmanes buscaron formas de manejar sus recursos de acuerdo a su credo pero sin contar con instituciones financieras oficialmente constituidas.
A partir de la década de los cuarentas comenzaron a fundarse bancos respetuosos de la Shari´ah, en Malasia, Pakistán y Egipto, pero sin divulgarlo abiertamente, por temor a ser tomados como una manifestación de fundamentalismo islámico. Hacia 1971 se creó en Egipto el Nasser Social Bank, siendo un banco de Estado abiertamente islámico con objetivos principalmente sociales, que ofrecía becas y préstamos a los más pobres. El primer banco islámico privado se fundó en 1975, el Dubai Islamic Bank, que de todos modos incorporaba participación de los gobiernos de Kuwait (10%), y de los Emiratos Árabes Unidos (20%). En 1974, con la participación de 40 países musulmanes, se creó el Banco Islámico para el Desarrollo,  con el fin de promover la cooperación económica bajo principios islámicos.
Banca Islámica
Si la banca islámica tiene estas evidentes restricciones que a primera vista sugieren una inherente contradicción con el propio negocio bancario, entonces ¿cómo trabaja?, ¿qué productos financieros ofrece? ¿Quién decide si sus acciones son halal (permitidas) o haram (prohibidas)?
Una característica importante que distingue a este tipo de banca, es la forma en la que se decide en qué se invertirán los recursos. Es el Consejo de Supervisión Religioso quien decide la legalidad de las operaciones financieras según los principios de la jurisprudencia islámica (fiqh).
Un banco islámico, como cualquier institución financiera,  debe servir como intermediario financiero, satisfaciendo la necesidad de los usuarios de mantener depósitos, canalizando estos a la inversión. Los recursos pueden ser destinados a proyectos sociales como la educación, o, al estar  indexados a una canasta de bienes de consumo,  servir como una forma de protección ante la inflación. Sin embargo, el banco no puede limitarse a ese papel tradicional si busca obtener ganancias derivadas de otorgar préstamos, al no estar permitido el cobro de una tasa de interés; Éste debe “asociarse” con sus clientes y compartir el riesgo de la inversión realizada. La razón de ser de este mecanismo es que, para los musulmanes, dar créditos sin un contrato de solidaridad entre las partes sugiere una falta de compromiso del banco acreedor que pone en riesgo la capacidad del individuo de valerse por sí mismo[3].
Por otra parte, la Banca Islámica también juega otro papel dentro de la comunidad musulmana. La existencia de un impuesto religioso sobre la riqueza y el ahorro, el zakat, (que recuerda al diezmo católico), el cual tiene como propósito aliviar la pobreza, es una forma práctica de demostrar el interés del islam por fomentar la cooperación en la comunidad; cada musulmán debe buscar a quién ayudar, o, en su defecto, a qué institución encargarle su apropiado uso. Dicho rol es desempeñado por muchos bancos islámicos que tras recaudarlo deciden, a través del consejo, las mejores causas sociales a las que se canalizarán sus recursos (caridad, construcción de escuelas, mezquitas, o ayuda a estudiantes), de modo que generen el mayor desarrollo de capital humano posible.
Otros instrumentos financieros comunes en las finanzas tradicionales también tienen un símil en la banca islámica. Por ejemplo, los seguros, en su forma occidental  (que semejan a un evento de probabilidad donde aseguradora y asegurado “apuestan” sobre la posible incidencia de un X evento)  están prohibidos. Sin embargo el islam sí llega a reconocer la utilidad social del “seguro” y para cubrir dicha necesidad crea  el takuful,  el cual es un mecanismo que da capacidad para formar un fondo común del que se pueden tomar recursos en caso de ocurrencia de un siniestro.
Banca Ética
La banca ética se refiere a aquella donde los depositarios tienen voz, sobre en qué se invierten sus fondos pudiéndose elegir proyectos socialmente responsables que promuevan el desarrollo local, en tecnologías verdes, y no en instrumentos de especulación financiera, apoyo a partidos políticos, drogas, energía nuclear, manipulación genética, etc.
Se rige por un Código de Ética explícito encargado tanto del diseño de los criterios de inversión, como de asegurar que los lineamientos se cumplen.
En este sentido, la Banca ética es lo más parecido, en occidente, a la Banca Islámica.  Los bancos respetuosos de la Shari´ah pueden incluso ser considerados un ejemplo de la primera, por el tipo de fondos en los que invierten y la posibilidad de sus clientes de incidir sobre a qué se destinan sus recursos. De igual forma, en ambos casos puede existir dentro de una institución financiera “tradicional” fondos de inversión éticos (FIE) y/o halal[4]. Sin embargo, existen diferencias importantes entre ambos tipos de banca, algunos de ellos son los criterios de inversión que siguen, cómo y quién supervisa el funcionamiento de las operaciones y la clientela a la que está dirigido.
¿Por qué estudiar a la banca islámica?
Limitar el estudio de la banca islámica al estudio religioso sería desaprovechar la oportunidad de analizar un tipo fundamentalmente distinto de hacer banca, que ha salido de la teoría para convertirse en una realidad no limitada a los países musulmanes. El simple hecho de que trabaje sin uno de los instrumentos básicos, no solo de la banca comercial, sino de la banca central –la tasa de interés- implica también un cambio en el manejo de la política monetaria “nacional” convencional. Esto debería despertar la curiosidad de cualquier persona interesada en formas alternativas de sistemas monetarios y/o financieros.
____________________________
[1] Dr. en economía por la Universidad de Stanford. Director del Instituto Internacional de Economía Islámica.
[2] Todo interés cobrado califica como usura (Ribah), no se acepta la distinción entre ambos conceptos hecha por la iglesia católica.
[3] Condición que el Corán dicta procurar.
[4] Bancos como Santander y BBVA, cuentan FIE, al menos en España. Instituciones como el Banco Nacional de París, el Deutsche Bank y HSBC, cuentan con productos financieros islámicos.

sábado, 19 de abril de 2014

La concentración también se da en las microfinanzas

Fernando Gutiérrez / El Economista
El sector bancario no es el único rubro del sistema financiero donde existe una marcada concentración, sino también en el de sociedades financieras de objeto múltiple (sofomes), sociedades financieras populares (sofipos), en el de las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps) o en las uniones de crédito, afirmó Mario Di Costanzo, presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).
Durante su participación en la asamblea de la Asociación de Sociedades Financieras en Crecimiento, Di Costanzo informó que debido a estos problemas el Buró de Entidades Financieras también contempla integrar a los rubros dedicados al ahorro y crédito popular, aunque reconoció que será después de presentar el apartado de entidades bancarias, que ocurrirá en los próximos días.
“En el sector de las microfinanzas hay concentraciones. Toda la competencia es bienvenida. El sector financiero requiere de mayor competencia en estos segmentos del crédito especializado, por eso la postura de la Condusef para promover nuevos jugadores en el mercado".
“El espíritu de las reformas es ir acabando con dicha concentración”, explicó el funcionario.
Di Costanzo indicó que la creación del Buró de Entidades Financieras, facultad que se otorgó a Condusef como parte de la reforma financiera, contendrá toda aquella información para que el usuario elija cuál es el mejor producto del mercado o cuál institución es la mejor para contratar algún servicio.
El funcionario prevé que el buró dedicado a las sofomes será presentado hacia el tercer trimestre del año y para fines del 2014 se estará presentando el dedicado al de las cooperativas y ahorro y préstamo.
Asimismo, reiteró que la intención de la reforma financiera no es limpiar a los sectores de ahorro y crédito popular al otorgarle a Condusef mayor supervisión para éstos, sino que se promueva un crecimiento ordenado y eficiente de las entidades participantes.

Piden a Sofomes migrar a la figura SA de CV
Con el fin de que los bancos no cierren las cuentas a las sofomes, algunos de ellos han recomendado a éstas migrar de figura legal a Sociedades Anónimas de Capital Variable, así lo reconoció Mario Di Costanzo.
El presidente de la Condusef aseguró que si una entidad piensa migrar a SA de CV y seguir ofreciendo crédito, esto no sería lo más recomendable, ya que además de salir del sistema financiero formal, en un futuro se tendrían que encontrar con la autoridad, como la Procuraduría Federal del Consumidor.
Respecto del tema, Luis Fabre Pruneda, vicepresidente de la Condusef, indicó que esta medida la realizan los bancos debido a que en la actualidad es más difícil supervisar a una SA que a una sofom en cuestión de lavado de dinero.

Bancos continúan en el tenor
Mario Di Costanzo reconoció que tras la recomendación de la Condusef a la Asociación de Bancos de México para que las entidades bancarias no cerraran cuentas a sofomes arbitrariamente, algunos de ellos acataron la medida, como Bancomer, que ya ha reabierto algunas cuentas. Sin embargo, indicó que otros, como Banamex, siguen en el tenor de realizar esta acción “discriminatoria”, aunque evitó hablar de multas por el momento.
“Si se siguen dando estas acciones, presenten una queja con Condusef, ya estamos trabajando para impedir que esto se haga por parte de las instituciones”, recalcó a representantes de varias microfinancieras.

=======
Que financieras dejen de ser SOFOM, para ser solamente SA de CV y continúen con la actividad del otorgamiento de crédito, puede crear una competencia desleal en el Sector Sofom. LCV

martes, 8 de abril de 2014

Antes de mayo, buró de entidades financieras

Edgar Juárez / El Economista

Antes de que concluya mayo estará listo el Buró de Entidades Financieras, adelantó Mario Di Costanzo, presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

En entrevista, detalló que lo que falta es que la Junta de Gobierno de la Comisión apruebe las reglas que se han emitido en la materia. “Es cuestión de unas dos semanas para que lo demos a conocer”.

El Buró de Entidades quedó establecido en la reforma financiera y tiene como fin que los usuarios posean información pública del comportamiento de las diferentes instituciones y los productos que ofrecen, para que ellos decidan qué y con quién contratar. El presidente Enrique Peña Nieto comentó apenas el viernes pasado que esta medida es una de las próximas a instrumentarse en este rubro.

Mario Di Costanzo reveló que, en una primera fase, el Buró de Entidades Financieras contendrá la evaluación de los nueve productos de mayor penetración en el mercado bancario, como tarjeta de crédito y débito, créditos hipotecarios y de nómina, instrumentos de captación y pagarés, por mencionar sólo algunos.

“Esos productos van a integrar y van a estar reflejando la calificación, por ejemplo, en materia de prácticas sanas o no sanas, reclamaciones, multas impuestas por la institución, tiempo de resolución de reclamaciones, comisiones y tasas de interés. Es lo que va a incluir esta primera etapa, más la información que los demás supervisores consideren relevante”, precisó.

Otra categoría que se incluirá en el Buró es si cada institución tiene o no programas de educación financiera y si realiza prácticas “insanas”, como que un banco entregue una tarjeta de crédito sin haberse solicitado. “(Como) las comisiones, las tasas de interés, las reclamaciones, el índice de reclamación que tengan por productos, la transparencia, de acuerdo a las calificaciones de la Condusef”, reforzó Di Costanzo.

Enfatizó que esta nueva área de la comisión ya está prácticamente lista, por lo que no tendría por qué no estar funcionando en mayo. “Desde luego lo vamos a presentar a la opinión pública”.
Agregó que el buró tendrá su propia página, en la que se explicará cómo se construyó. Estarán todas las entidades y habrá una ficha técnica de los productos.
Va a ser además para todos los niveles. Por ejemplo, en el tema de sanciones, el usuario va a poder ver qué disposición se violó para que multaran al banco.

TAMBIÉN CLÁUSULAS ABUSIVAS

El presidente de la Condusef agregó que el reglamento referente al tema de las cláusulas abusivas (tema también establecido en la reforma financiera) está de igual forma en su fase final.

No obstante, aclaró que una parte del buró está integrado por algunas de éstas.
Di Costanzo expuso que el reglamento de las cláusulas abusivas también debe ser aprobado por la Junta de Gobierno de la comisión, pero aclaró que hoy ya está muy avanzado y aún escuchan a otros reguladores, así como al propio gremio financiero.

“Lo han recibido bien (los banqueros). El primer paquete de cláusulas abusivas va a ser prácticamente mucho de lo que ya tenemos en la Condusef. Éstas, y unas cuantas más, estarían consideradas en el primer paquete, las cuales además las instituciones tendrían que estar quitando de sus contratos”, enfatizó.

Cabe mencionar que desde hace unos meses el presidente de la Condusef había referido que parte del Buró de Entidades Financieras estaría constituido por información que hoy ya se difunde en la página de la comisión, como los registros de prestadores de servicios, de unidades especializadas, de contratos y de tarifas, entre otros datos.

No se cierra la llave del crédito a nomineras

Fernando Gutiérrez / El Economista

El programa Nacional de Refinanciamiento de Créditos de Trabajadores de la Educación Agremiados al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) que impulsa el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) no cerrará la llave para otorgar más crédito a los trabajadores por parte de las nomineras, así lo indicó Gustavo Martín del Campo.

El presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Nómina (Amden) expresó que el objetivo principal de dicho programa, anunciado por el presidente Enrique Peña Nieto el pasado 21 de noviembre, es sanear las deudas de los agremiados al SNTE, por lo que todavía hay una área de oportunidad para que las nomineras puedan otorgar créditos a este sector burocrático.

“No todos (los agremiados al SNTE) han pedido un crédito, las empresas nomineras están abiertas a que puedan seguir ofreciendo esos créditos a personas que lo soliciten y cumplan con ciertos requisitos(…). Las nomineras tienen que buscar a quién prestarle”, explicó el directivo en entrevista.

El pasado 17 de febrero, la Amden firmó un convenio con Bansefi cuyo objetivo es eficientar dicho programa; sin embargo, Del Campo reconoció que no todas las 17 empresas afiliadas a la Asociación se dedican a otorgar créditos de nómina al magisterio.

De acuerdo con Bansefi, el programa tiene la intención de otorgar créditos de nómina a los maestros, para liquidar sus actuales préstamos con otras instituciones financieras, que manejan una tasa de interés de 60% en promedio y un CAT máximo detectado de hasta 188 por ciento.

Cuestionado sobre las altas tasas de interés que manejan las nomineras en este tipo de créditos, Martín del Campo indicó que hay varios factores para que dichas entidades otorguen los préstamos a costos “relativamente altos”, entre los que destacó la burocracia para otorgar dichos préstamos

“Este tema de la nómina tiene inmerso un tema de burocracia, si tú pides un crédito, te lo otorgan en dos o tres días pero realmente lo empiezan a descontar en tres quincenas posteriores (…). Entonces esto hace se hace la tasa se eleve”, explicó.

Del Campo enfatizó que el acuerdo con el Bansefi establece que las nomineras afiliadas a la Asociación no aplicarán las cláusulas de salida, que normalmente se hacen válidas cuando un crédito se liquida antes del tiempo establecido para pagarlo.

Martín del Campo consideró difícil que el gobierno anuncie más programas de este tipo que ayuden a sanear las deudas de otros sectores de la burocracia, ya que significaría que se destinen más recursos a este tipo de programas.

“Lo veo difícil, porque el gobierno tiene que destinar recursos, entonces estás hablando aquí que es un programa donde el gobierno destinó 10,000 millones de pesos y en una primera etapa se operarían 5,000 millones de pesos, aquí va en sentido de aliviar una problemática en específico”, indicó.

=======

El mercado del crédito de nómina vale $130,000 millones de pesos.
De los cuales los bancos tienen el 80% y las Sofomes el 20%.
El plan del gobierno (Nafin / Bansefi) es de $5,000 millones de pesos que equivale al 20% de la parte que tienen las Sofomes. LCV

domingo, 6 de abril de 2014

Varias instituciones han salido del mercado por regulación contra lavado de dinero: SHCP

Susana González / La Jornada

La nueva regulación para la prevención de lavado de dinero y la reforma financiera "ha empujado a muchas instituciones a salir (del mercado)", aseguró Karla Valenzuela, directora general adjunta de regulación financiera y ahorro de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Ponente durante el Segundo Encuentro de Prevención de Lavado de Dinero, organizado por la consultoría TM Sourcing, la funcionaria admitió que la nueva normatividad resulta costosa y complicada para la economía, al tiempo que manifestó que su implementación "nos está costando mucho trabajo".

Sin embargo, justificó su aplicación como una tendencia mundial para eliminar los riesgos de que el crimen organizado se infiltre en el sistema financiero.

Tras detallar a representantes de instituciones financieras las nuevas normas que están obligados a cumplir, Karla Valenzuela les aclaró que "no es por gusto ponerles más presiones o restricciones".

En entrevista posterior, la funcionaria no precisó cuántas entidades financieras han salido del mercado por la nueva regulación para prevenir el lavado de dinero, pero sostuvo que aunque se trata de "una situación importante, no es una situación de riesgo nacional". Tampoco lo es, agregó, el número de casos de sociedades financieras de objeto múltiple (sofomes), cuyas cuentas han sido canceladas por diversos bancos como consecuencia de la misma regulación.

En el foro, Valenzuela enfrentó diversos cuestionamientos de representantes de instituciones del sector, como las sofomes, que se quejaron de la cancelación de sus cuentas bancarias así como de las reglas que les imponen los bancos, como condicionarlos a ser auditados por ciertas firmas, y exigieron la intervención de las autoridades. "Necesitan un 'mazazo' en la mesa y las autoridades deben apoyar al sector más débil", demandó un representante de las sofomes.

La funcionaria respondió que más que un mazazo hay que ser consistentes y cumplir con la regulación. Si bien sostuvo que la cancelación de cuentas bancarias de las sofomes es un tema que "nos preocupa y nos enoja", nuevamente recurrió a la explicación de que se trata de un proceso mundial.

"No es un tema sencillo porque son disposiciones que vienen de las matrices de los bancos en Estados Unidos y Europa, donde se sanciona gravemente las actividades riesgosas y los cierres de cuentas vienen en cascada. No es justificación pero en lugar de ver la cola o pata hay que ver el elefante completo", puntualizó Valenzuela.

=======

Sin duda las obligaciones de PLD son la carga regulatoria y de vigilancia mas fuertes y costosas para la Sofomes. El incremento de esta carga con la reciente Reforma Financiera está provocando la salida de financieras del Sector Sofom. La COFECE debe investigar y pronunciarse por una regulación diferenciada para el Sector y permitir una competencia mas adecuada. LCV

lunes, 31 de marzo de 2014

Bansefi y Kondinero acuerdan refinanciación de créditos del magisterio

Notimex / El Financiero

CIUDAD DE MÉXICO.- El Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) firmó un convenio con la firma Kondinero, mediante el cual apoyarán el refinanciamiento de los créditos del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

La compañía, dedicada a ofrecer créditos vía nómina a empleados sindicalizados, menciona en un comunicado que a través de este convenio los trabajadores de la educación podrán tener acceso a una tasa preferencial del 18 por ciento, a un plazo máximo de 60 meses.

De igual forma, la Sociedad Financiera de Objeto Múltiple (Sofom) menciona que desde diciembre del 2013 comenzó a trabajar con Bansefi para implementar este programa de refinanciamiento, el cual permitirá reducir la carga financiera de los maestros.


Kondinero cuenta con 122 sucursales en todo el país y más de mil 300 colaboradores y tiene más de 100 convenios con instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), entre otras.

Además, es miembro fundador de la Asociación Mexicana de Empresas de Nómina (AMDEN), organismo que agrupa a 17 compañías que representan alrededor del 90 por ciento del mercado no bancario en financiamientos de nómina.


=======

El mercado del crédito de nómina vale $130,000 millones de pesos. De los cuales los bancos tienen el 80% y las Sofomes el 20%. El plan del gobierno (Nafin / Bansefi) es de $5,000 millones de pesos que equivale al 20% de la parte que tienen las Sofomes. LCV


Toyota financiará 
al sector automotriz

Lucero Almanza / El Economista

Las firmas de montacargas y equipo industrial Toyota y Raymond estiman ingresos de 17 a 20 millones de dólares este año en el país, a través del portafolio de crédito de la Sociedad Financiera de Objeto Múltiple (Sofom) Toyota Capital.
Eduardo Vega, director general de Toyota Capital, destacó el potencial de la institución financiera en el país y la región del Bajío, debido a las inversiones que se registran, sobre todo en el sector automotriz.
Con una inversión inicial de 3 millones de dólares, las marcas inauguraron las primeras oficinas corporativas de Toyota Capital en México, ubicadas en Empresalia, en la ciudad de Querétaro.
Dicho monto, estimó el directivo, crecerá conforme se desarrolle el portafolio de créditos y arrendamiento de equipo hacia el futuro.
“Para nosotros, el poder tener nuestro centro de operaciones en Querétaro es muy significativo, ya que la zona del Bajío es un importante corredor industrial, (el estado) cuenta con un aeropuerto internacional y nuestro socio estratégico Raymond está aquí, lo que nos brinda una ubicación excelente para la operación y respuesta a nuestros clientes”, aseguró Vega.
Toyota Capital ofrecerá financiamiento para la adquisición de equipo nuevo o usado; así como opciones de arrendamiento puro y financiero que se adaptan a las necesidades específicas de cada cliente.
Carlos Merlo Ricossa, director general de Raymond de México, mencionó que aproximadamente 80% de las empresas del sector automotriz busca el sistema de arrendamiento de montacargas, lo que representa un segmento de negocio importante.
No obstante, la Sofom buscará oportunidades de participación en todo el país y en los diversos sectores productivos.

PROYECCIONES

Eduardo Vega refirió que el mercado de montacargas que se importarán a México en este año es de alrededor de 7,500 equipos nuevos, lo que da un potencial de financiamiento en portafolio por más de 300 millones de dólares.
Asimismo, estimó que el valor del mercado de importación de montacargas usados en el país será de dos a tres veces mayor este año, frente al segmento de equipo nuevo.